201. PERTENEZCO A LA LLUVIA


Pertenezco a la lluvia, a la tierra mojada,

al agua,

al bosque frondoso, al vapor,

al musgo,

al junco de riachuelo, a la niebla,

al estanque sombrío.


202. SE ANGOSTA EL ALMA EN EL SILENCIO DE LA CREACIÓN


Se angosta el alma en el silencio de la creación;

en un movimiento previo al vómito, se estrecha,

empequeñece y retuerce en el abrazo con lo sensorial y lo racional,

en una lucha dolorosa, en un dolor irremediable.

Se diluyen los horizontes,

y todo queda inundado de ausencias, de escalofríos,

de punzadas cerebrales,

para regurgitar en una extensión desmesurada,

que arrasa con todo el temeroso pasto

sembrado con la minutez del artesano.

Y el alma se suspende,

se arranca del anclado cuerpo

para escupir los posos más ensombrecidos de la consciencia desesperada,

de la locura contenida por la razón.


203. VACÍO ES EL INICIO Y EL FIN


Vacío es el inicio y el fin,

el punto de partida de toda proyección y el terrible final póstumo.


Son naturalezas muertas

que solo alzaron el vuelo en el instante,

en el efímero momento del acto

que se difumina por no pertenecer al tiempo,

por ser fruto de un espacio suspendido

que nunca fue y nunca será.


204. MÁS ALLÁ DE LAS INSIGNIFICANTES ACCIONES


Más allá de las insignificantes acciones,

por encima de la minucia, de la nadería,

se encuentra el orden trascendente,

el abismo del tiempo y de la armonía,

el cauce constante que no cede ante voluntades particulares

y todo lo arrastra,

y consume el tiempo que nos queda

o arrebata la desesperada verdura de orilla,

que trata de huir rumbo al cielo,

con desmesurada prisa,

en un hábito de apego por la vida,

sin tener en cuenta que todo sigue su curso,

que la armonía circundante no pertenece al ego.


205. ALGO SE ESCONDE EN LAS PROFUNDIDADES DE LA CREACIÓN


Algo se esconde en las profundidades de la creación,

tan en el interior que fundamenta al absoluto,

al que alimenta y trasciende.


Algo se esconde en las profundidades de la creación,

es el insuperable amor que se amaga,

que se oculta,

es entrega hacia todo lo circundante, es desmesurada erótica,

algo que alimenta y trasciende.


Algo se esconde en las profundidades de la creación,

tan en el interior que fundamenta al absoluto,

algo que alimenta y trasciende.


Algo se esconde en las profundidades de la creación,

es el dolor por la ausencia de comprensión,

es la sombra eterna sin vínculo,

es alejada cercanía que desespera, es soledad,

algo que alimenta y trasciende.


Algo se esconde en las profundidades de la creación,

tan en el interior que fundamenta al absoluto,

algo que alimenta y trasciende.


206. NO HAY DEFINICIÓN NI PALABRAS


No hay definición ni palabras,

solo una aventada eidética desgajada, una erupción,

un alma que regurgita sus entrañas en el acto inmortal de la tinta.


207. HAY UN SORBO LENTO


Hay un sorbo lento,

un susurro leve que se alza en silencio,

desde los humores profundos de la entintada alma,

que sacrifica cualquier circunstancia

para amamantar el fruto poético,

se contradice, se inunda en ira, en odio,

se tiñe de altibajos y resucita en eterno círculo,

siendo ceniza y carne en un mismo ser.

Todos los principios pueden ser dañados,

maldecidos, pueden sucumbir.

Todos los principios menos uno:

el camino de la tinta,

el amor en estado puro

que debe seguir por cualquier medio,

por cualquier fisura, debe seguir,

como el río de Heráclito que,

viviendo en todas las estaciones,

en las más sofocantes y gélidas noches,

sigue adelante en su fluidez natural,

en su ser más puro.


208. EL PASO NO CEDE CUANDO SE TRATA DE CATARSIS


El paso no cede cuando se trata de catarsis,

cuando la cima es oxigenada brisa que renueva,

como torrente cristalino,

la oxidación de tiempos de penumbra ya pasados,

ya superados por la comunión con el ser

que solo entiende de amor y creación.


209. NO QUIERO MÁS QUE VIDA


No quiero más que vida,

respirar cada instante lentamente,

impedir que el tiempo huya sin haberle prestado atención.

No quiero nada más que emociones desprovistas de motivos.

Únicamente quiero ser en mí, en mi verso, en mi tinta,

en mi expresión pura.

No quiero más que ser uno con mi alma,

dejarme arrastrar por la corriente

que fluye desde mi aliento.

No quiero más que envejecer sin fallarme,

poder mirar al horizonte con los ojos empañados

por haber logrado ser lo que debía ser.

No quiero nada más que vida.


210. LO EIDÉTICO ES EN LA NO-CONSECUCIÓN


Lo eidético es en la no-consecución,

en la persecución al eterno.

No hay verso sin ausencia,

sin daimonología.


211. EL TIEMPO SE DERRAMA EN VAPOR


El tiempo se derrama en vapor,

en su respirar apresurado y, con él,

se desestabiliza el centro,

el término medio aristotélico se apelmaza en el estadio del olvido,

y el reposo se vuelve agitación,

irascibilidad por desequilibrio de opuestos,

por el fluir de la temporalidad

que muta en categórico miedo.

El tiempo se derrama en vapor

y la conciencia filosófica se escapa

como inestable hoja de invierno

que perece por el peso de la existencia en el frío.


212. ES SOLEMNE EL ATARDECER INVERNAL


Es solemne el atardecer invernal,

temprano como la fuga de la vida,

repentino, a destiempo,

que inunda con la prematura noche,

fría, de humedades, de penumbras, de vapores.


213. SOLO TÚ ESTREMECES MI TINTA


Solo tú estremeces mi tinta y me reencuentras en ella,

en el bucle de la erótica.

Solo tú adormeces mi terciopelo y me cubres de cálidos vapores,

en el bucle de la erótica.

Solo tú aposentas mis martirios y me decoras de encantos,

en el bucle de la erótica.

Solo tu estremeces mi tinta.


214. REPOSO EN MEDIO DEL VALLE


Reposo en medio del valle,

alejado del aliento humano,

entre libros y lecturas,

acunado por el arrullo de palomas

que descansan a la orilla de mi pensamiento,

que holgan cabe al ventanal

oir el que amanece y anochece mi existencia.


215. FENOMENOLÓGICAMENTE PERMANECE AMOR


Fenomenológicamente permanece amor,

cuando se desvanecen los ideales,

cuando huyen las contingencias,

en lo más profundo del ser, solo hay amor.


216. ÉRAMOS TINTA Y DESTELLO NOCTURNO. A MI AMIGO MARC CAMINS


Éramos tinta y destello nocturno

abalanzados en el torrente de la creación,

vagabundos sin horarios ni normas,

ahondados por pinceles y tintas

y aguas de riveras aturdidoras

que ensalzaban la quebradiza inspiración.

Éramos tinta y destello nocturno

bucle eterno de callejones sombríos,

ahogados de vacío y sensibilidad,

prematuros, adelantados a nuestro tiempo.


217. DICE DEL MAESTRO DEL TAO


Dice del maestro del Tao

que ha recorrido los Diez Mil Li,

que ha llenado su taza cientos de veces

de conocimiento de todo tipo dice,

del maestro del Tao,

que solo se preocupa por transportar el vacío,

el desapego, la humildad dice,

del maestro del Tao,

que su viaje no conlleva equipaje,

ni libros, ni modales dice,

del maestro del Tao,

que solo requiere de tinta e intelecto dice,

del maestro del Tao,

que se basta con su taza vacía.


218. TRES SON LAS JOYAS DEL BOSQUE


Tres son las joyas del bosque.

La humedad y su perfume en rocas, tierra y vegetación.

La luminosidad y sus sombras en senderos, riachuelos y lagos.

Las estaciones y su mutabilidad en árboles, arbustos y tallos.

tres son las joyas del bosque.


219. QUÉ VIOLENCIA LOS OPUESTOS


Qué violencia los opuestos

en movimiento constante,

en danza ontológica.


220. QUIERO PARALIZAR MI MIRADA EN TU MIRADA


Quiero paralizar mi mirada en tu mirada

y escapar de la temporalidad,

del paso del tiempo,

aunque sea solo un instante,

quiero paralizar mi mirada en tu mirada

y hacer de ello un instante eterno.

Quiero ensordecer mi intelecto con tu mirada

y vivir arrastrado por el impulso

de un desbordarse de presente.


Quiero paralizar mi mirada en tu mirada.


221. FUGACIDAD, IDEA Y FUGACIDAD


Fugacidad, idea y fugacidad, temporal.

Exhalación, idea y exhalación, temporal.

Brevedad, idea y brevedad, temporal.


222. NO ES INFRANQUEABLE LA MONTAÑA


No es infranqueable la montaña

que se muestra escarpada y hostil,

pues avisa de su naturaleza y dispone.


223. REPOSAR EN PAZ POR HACER LO QUE SE DEBE


Reposar en paz por hacer lo que se debe,

por dedicar mi vida a la idea y tinta,

sin pretender más que seguir mi sino.

Reposar en paz por disfrutar de salud,

por saber que mi familia vive en igual situación

y empiezan y terminan el día con felicidad.

Reposar en paz por poseer la semilla,

la raíz espiritual que despierta la filosofía

y dota de sentido mi sencilla existencia.


224. ¿QUÉ FUE DE AQUELLAS NOCHES DE MANOS ENTRELAZADAS?


¿Qué fue de aquellas noches de manos entrelazadas?

De tu latido marcando mi respiración,

del sosiego de tu alma en mi alma,

del anochecer y amanecer con tu perfume,

del perderse entre noches de jazmines.

¿Qué fue de aquellas noches de manos entrelazadas?

De tu calidez hospedando mis sentidos,

de la comprensión de tu ser en el mío,

de la entrega de mi ser en el tuyo,

del navegar en las mismas aguas calmadas.


¿Qué fue de aquellas noches de manos entrelazadas?


225. EN OCASIONES HAY REVELACIÓN


En ocasiones hay revelación,

un reencuentro, una recuperación de aquello que uno es en sí.

Una agradable reafirmación,

una especie de representación de lo más esencial que uno es.

Un sosiego por saberse,

una paz por no haberse perdido.


226. ÁRBOLES, NIEBLA Y AGUA


Árboles, niebla y agua, madera.

Calidez, té e incienso, tinta.


227. SE DESVANECE LA IMAGEN


Se desvanece la imagen y su idea se enturbia

al acariciar el arisco sueño,

que no se deja y se desgarra,

se escurre en una huida permanente,

en una persecución eterna

que uno hace por sí, para sí,

por tratar de respirar la propia alma.


228. NO HAY PRISA POR TU DANZA


No hay prisa por tu danza

de suavidades frías de porcelana,

por tu desmesurada crueldad,

por mi hundimiento apresurado

de odios, desesperaciones y tristezas.

¿Qué prisa hay por tus cabellos

recorriendo mis escalofríos nocturnos?

No hay prisa por tus desequilibrios,

por mis cantos desesperados sin aliento,

por tus intentos por ordenar mi alma,

por tu domesticar la vida creativa,

no hay prisa por tu erótica.

Permanezco en la tierra húmeda, en su olor a bienestar, a pureza.

Permanezco en la lluvia, en el vapor, en el agua.

Permanezco en la madera, en el tacto, en la calidez.

No hay prisa por tu danza.


229. SEGUIMOS ANCLADOS AL MISMO SUSPIRO


Seguimos anclados al mismo suspiro,

al aterido instante

que parece no pertenecer

al latido del tiempo.


230. SIGUE OCULTA LA PERLA DE PORCELANA


Sigue oculta la perla de porcelana

que desde hace décadas anhelo,

el tesoro oculto del valle, de su humedad,

que ha de acontecer con su eterna primavera

y alejarme del marchito pasto invernal,

del hielo,

del profundo bosque donde la luz no encuentra cobijo.


231. PERDÓNAME PORQUE SOY DÉBIL


Perdóname porque soy débil...

Pertenezco a la naturaleza que da tumbos, en bucle,

pertenezco a los cambios por impulsos, al temperamento,

pertenezco a la naturaleza que da tumbos.

Perdóname porque soy débil...


232. CREATIO


Creatio es pertenecer a la vida,

al ingenio inquieto que sostiene al espíritu activo,

es pertenecer a las profundidades filosóficas,

al elixir de jazmines y té,

al sollozo poético, a la tinta.

Creatio es danza eterna en existencia infinita.


233. EN OCASIONES


En ocasiones,

en los lugares más recónditos,

en los momentos más inesperados y arrinconados,

nace la chispa de esperanza, de fe,

de redescubrimiento del amor (y sus formas).

No había más que nocturnidad y hechizo y unión

en medio de la fría lluvia,

y aunque se sabía que era acción efímera,

pesaba más la entrega al instante eterno,

a la hermosura del momento que ya no era ajeno

sino que acontecía nuestro,

que nacía en nuestros alientos

que se unían en alegría y lamento;

en alegría del amor y en lamento de su pérdida.

En ocasiones, nace la chispa del amor

con sus formas de instante y fugacidad.


234. LA MEJOR DEFENSA


La mejor defensa es la que no se defiende,

la mejor estrategia es evitar el conflicto,

he ahí la importancia de la inteligencia

por encima de cualquier físico.

Una pelea que no se pelea no puede ser perdida.


235. TODO ES TAN CIRCULAR QUE DA VÉRTIGO


Todo es tan circular que da vértigo.

Ese eterno retorno que reluce de confusión,

de no saber si esos demonios,

que regurgitan en el tiempo,

son diferentes demonios

o si se trata de un único demonio obsesionado con uno,

un demonio que toma diferentes rostros,

que muestra diferentes caras

con tal de hacerse partícipe en la vida que se me escapa,

en la vida que trata de ensordecer,

en la vida que trata de descromatizar

cuando el verde está más brillante.

Todo es tan circular que da vértigo.


¿Por qué me persigues demonio de los mil rostros?


236. RESPONDE A LA PERCEPCIÓN


Responde a la percepción,

al captar sosegado del filósofo,

que contempla.

Que recibe imágenes en su reposo y le huyen,

en su calma.

Vaciar la copa para que pueda ser llenada

y vaciarla de nuevo para ser llenada ad eternum.

Respirar,

retroceder hasta alcanzar la posición que responde a la percepción.

Contemplar como todo fluye

y no ofrecer resistencia al cambio.


Es y no-es en constante movimiento.

Nutre y escapa contemplativamente.

Es acción y no-acción.

Opuestos constantes no aprehensivos.

Nada se posee y se posee todo al mismo tiempo:

he ahí la grandeza de existir.


237. PASOS CORTOS, VISTA LARGA


Pasos cortos, vista larga,

siempre me lo decía mi padre.

La prevención.

No siempre es posible anticiparse

pero debe seguirse esta máxima

para anticiparse siempre que sea posible.

Una buena prevención, una buena anticipación,

alzará las posibilidades de éxito.


238. ENTRETANTO HABÍA REPOSO


Entretanto había reposo,

agitación desmesurada,

pero reposo.

Había que mantener el anonimato de la idea

pero su respirar era el mío

y no se podía ocultar tanto espíritu almacenado

con su voluntad de alzarse,

de sucumbir a los encantos de lo prohibido,

de lo alejado de la eticidad.

Pero se guardaba aquel reposo

que desborda toda existencia

y que, aunque exaltado por los sentidos,

se aleja en raciocinios y en lógicas

y que arrincona,

como viene siendo de esperar,

todo brote del corazón.

Entonces vinieron las ideas pasajeras,

nauseabundas,

de religiones paganas

en donde se habla de vidas anteriores y sus reencarnaciones.

Y su Karma.

Y es que nada se asemeja a la cárcel de los sentimientos,

ninguna dolencia es mayor que la privación de sentimientos

cuando nacen.

Pero ¿Por qué se alza el tallo en el desierto?

Por resistencia.

Por ser vida en estado puro,

esperanza, anhelo de supervivencia del alma

que encarcelada en el cuerpo caduco busca la eternidad

y, ésta, está en el amor.

Aunque el precio sea demasiado elevado,

el amor es pureza humana, es estallido de vida.

Y es que de arrebatársenos el amor

¿qué nos queda de humano?

De privársenos de alma

¿qué permanece en nosotros?

Somos materia y espíritu, somos y proyectamos ser.

Es el Ser-Ahí heideggeriano,

es el quedar arrojado a la seritud y esto se traduce en amor,

en alma, en metafísica.

Entonces ¿por qué privarse del canto alzado cuando es todo lo que tenemos?

Se exige el reposo,

agitación desmesurada, pero reposo (aunque su respirar sea el mío).

¡Oh Diógenes! Hay que seguir la propia naturaleza,

¡Oh Heráclito! hay que seguir el fluir (panta rei),

hay que permanecer en la acuosidad adaptativa,

en la imposibilidad del reposo.

No se puede reposar cuando hay torrente de vida,

cuando los sentidos se desbordan.


239. SI SE OBSERVA ADECUADAMENTE


Si se observa adecuadamente siempre permanece la primavera,


se escapa a lo apresurado,

huye del no-captar de nuestros días pero permanece.

Está presente en cada tallo verde,

en cada contacto de sentimiento,

se nos muestra en el jugueteo infantil de las plazas,

en el jolgorio

y también en la paz propia de los rincones más sombríos.

Siempre permanece la primavera,

aunque sea un detalle de ella,

nos muestra sus pétalos

aunque no sean siempre flores.


Si se observa adecuadamente siempre permanece la primavera,


se mimetiza con el entorno

pero se deja captar por el que observa adecuadamente.

Está presente en el amor,

en la familia,

en los padres que siempre apoyan incondicionalmente,

se nos muestra en el vuelo armónico de las aves cuando cae el sol,

en la lluvia, en el olor a tierra húmeda,

incluso en el refrescar del asfalto durante las frías noches de invierno.

Siempre permanece la primavera,

aunque sea un detalle de ella,

nos muestra sus pétalos aunque no sean siempre flores.


Si se observa adecuadamente siempre permanece la primavera,


se mimetiza con el entorno

pero se deja captar por el que observa adecuadamente.

Está presente en el andar descalzo por casa,

en el placer de unas sábanas limpias,

en dos manos enamoradas que se entrelazan durante un tranquilo paseo.

Se nos muestra en la brisa marina,

en los cariños de una madre,

en la protección de un padre,

en el amor de una pareja.


Si se observa adecuadamente siempre permanece la primavera,


se escapa a lo apresurado

pero se nos muestra.

Se nos presenta en el canto de las chicharras en las calurosas tardes de verano,

en la humedad matinal,

en la niebla,

hasta en la profunda oscuridad se deja ver el punto de luz

que muestra la dulzura de la primavera que,

aunque aparentemente oculta,

acontece y nos recuerda que, si se observa adecuadamente,

siempre permanece la primavera.


240. TU IMAGEN


Tu imagen se esfumó como vino,

entre noche y lluvia,

pero una parte de ella

permaneció en la eternidad de mi alma

para recorrer todos los otoños de mi reposo,

para aparecer en las frías oscuridades de invierno

y acariciar mis lamentos.


241. ¿ERA AMISTAD EL CAMINO DESMESURADO?


¿Era amistad el camino desmesurado?


No llegué a comprender el luto wagneriano

hasta vivir el luto del caminante,

hasta dar todo por el compadreo y ver,

en arrebato de conciencia,

que se estaba fuera

desde mucho antes del nacimiento de los conceptos.

Se le llamaba amistad a lo que era puramente conveniencia

y no se pertenecía más que al universo instrumental.

No llegué a comprender hasta saber con el paso del tiempo y su madurez,

hasta verse despojado en la distancia del tiempo,

hasta ser conciente que uno solo era uno

como el bastón es bastón para el que necesita soporte para andar,

que uno solo era uno

como el asfalto es asfalto para el que necesita soporte para caminar.


¿Cómo prever que no era amistad sino interés?

¿Cómo saber que uno no recibía el mismo podio en el que se ubicaba al otro?

¿Cómo saber que el sentimiento de amistad no era recíproco?


Una vez fui por el prójimo,

una vez me fundí en la noche creativa,

una vez ofrecí mi acción desinteresada

y no llegué a comprender el luto nietzscheano

hasta vivir el luto del caminante.

Y ahora, con el paso de las estaciones,

uno está fuera, aislado, y todo sigue igual para otros.

No ha habido ausencia alguna con mi partida del mundo de la bohemia.

No se puede pedir sentimiento y entrega poética

a quien no posee poesía en su alma.


242. NADA HAY MÁS RECONFORTANTE QUE SU SONRISA


Nada hay más reconfortante que su sonrisa,

sus alegrías inundando la pálida alma

que me ha acompañado a lo largo de mil inviernos,

sus alegrías inundando la languidez

del que respira el frío del solitario y nocturno asfalto.

Y ahora, sin poder llegar a comprenderlo,

y ahora, estando plenamente agradecido,

está su sonrisa.


Y con ella, solo hay eterna primavera.


243. UNO


Uno simboliza el inicio de un gran camino,

un camino que empieza por un primer paso

y después otro y otro hasta construir un universo juntos.

Uno significa la unión de dos seres en uno,

el juntar dos almas gemelas para dejar de ser dos

y pasar a ser uno en el amor,

pasar a compartir todo

y ser nada sin el otro.


244. A MEDIDA QUE AVANZAN LOS AÑOS


A medida que avanzan los años aumentan los quehaceres.

Se reduce el tiempo.

De ahí que dormir se convierta en tarea degradante

por ser privadora de minutos disponibles para vivir.

Es una fugacidad estremecedora de los días y sus segundos,

es un quedarse siempre con cosas por hacer.

No da tiempo.

De ahí que vivir se convierta en la perla de la existencia

y que se exprima al máximo la vida despierta, activa, consciente.

De ahí que se trate de hacer la máxima cantidad de cosas en el día.

De ahí que se reduzca todavía más el tiempo

que ya estaba reducido por el paso del tiempo y sus quehaceres.

Es un círculo. Es lo propio.

Es la vida y su envejecimiento.


245. LA PLAZA DEL OCASO


La plaza del ocaso marca un antes y un después

en la conciencia poética y filosófica,

su té con menta al regazo de la luna,

el constante murmullo

y el silencio atroz que paraliza

con la llegada de los cantos a la oración.

Es sin duda una sacudida a la ausencia de espíritu occidental.

Un entrar de nuevo en comunión con el misticismo

y la verdad.

Es una caída vertiginosa,

un retorno a lo que el ser humano es en sí.

La banalidad se esfuma con el paisaje anaranjado

y el olor a especias y sándalo.


246. NADA ES Y NADA NO-ES


Nada es y nada no-es, todo es y todo no-es.

Nada es gradual y todo es gradual,

todo es verdad y nada es verdad.

Nada tiene valor y todo tiene valor.

Vaciarse y llenarse es llenarse y vaciarse,

no se trata de juegos de palabras, se trata de existir.

No sirve de nada ninguna idea por ser ideas

y, éstas, no son más que vacío y plenitud al mismo tiempo.

Ni filosofía ni pensamiento

y, al mismo tiempo, todo reunido en expresión.

Pensar no es más que acción y no-acción.

Qué más da rico o pobre, culto o raso, fuerte o flojo, poderoso o invisible.

Todo es lo mismo enfocado desde una perspectiva de valor humano

que existe y no-existe al mismo tiempo.

Es inútil pensar en tener la verdad sobre algo

o pensar tener juicio de valor sobre algo.

Todo es y no-es al mismo tiempo.

La existencia carece de definición y de valor.

Toda aportación humana es un intento por dar sentido único a la existencia

cuando la existencia tiene todos los sentidos y ningún sentido al mismo tiempo.

Es la unidad.

No hay bien ni mal, no hay más ni menos, no hay absoluto y no hay gradual

y al mismo tiempo hay bien y mal, al mismo tiempo hay más y menos,

al mismo tiempo hay absoluto y hay gradual.

¿Acaso hay diferente existencia entre la humana y la de cualquier otro elemento?

No aceptamos la existencia en su ser y no-ser

cuando todo es y todo no-es.


247. DURANTE LA NOCHE


Durante la noche, mientras ella duerme,

yo escribo, proyecto pensamientos en verso,

y siento como, a través de la ventana,

el mundo sigue acelerado, con su ruido de motos,

con las voces nocturnas de beodos de última hora.

Mientras ella duerme, yo la contemplo

y me percibo a mi mismo pleno, relajado,

gozando de todo aquello de lo que antes carecía.


248. SOLO HAY QUE VIVIR


Solo hay que vivir.

Dejarse de tanto deber y centrarse más en el querer.

Pero no el querer sin raciocinio

sino en un querer coherente con sus consecuencias.

Hay que perseguir la vida-por-el-querer y apartarse,

en la medida de lo posible, de la vida-por-el-deber.

¿Qué nos queda de la vida si apartamos lo que queremos hacer por lo que debemos hacer?

He visto encarcelamientos en libertad,

he visto existencias atadas a compromisos

hasta el punto de alejarse de la vida y del vivirla,

he visto personas ancladas al deber y arrepentirse en sus últimos minutos de vida,

he oído lamentos por no haber hecho lo que se ha querido.

Si no daña a nadie, si no entra en conflicto con una vida saludable, larga y próspera,

hay que intentar seguir la vida-por-el-querer.

Hay que exprimir cada segundo de vida y tratar de ser feliz.

Es una lástima tener el tiempo y la salud para vivir

pero no vivir por ceder ante tantos deberes.

Hay que liberarse y trabajar para vivir.

Parece sencillo pero la mayoría no responde a este patrón,

la mayoría responde al patrón de vivir para trabajar.

He visto vidas eclipsadas por el deber, por el trabajo, por las obligaciones sociales.

He visto vidas alejadas del vivir.

¿De qué sirve tener mucho si no se disfruta?

¿De qué sirve amasar dinero si no sabe utilizarse apropiadamente?

Suele decirse que tener poder es sinónimo de poseer lo material

pero en realidad tener poder es, como dice el concepto,

tener la posibilidad, tener la opción de vivir.

He visto grandes empresarios atrapados en una vida no vivida

por los deberes,

he visto existencias muertas en vida.

Solo hay que vivir. Dejarse de tanto deber y centrarse más en el querer.


249. EL GATO


El gato es reposo y es paz y es sobresalto,

es desapego y cariño en un mismo ser.

El gato es suavidad y dulzor, es compañía,

es delicadeza y complejidad.

Es, el gato, silencio, es paz,

es armonía en todos sus movimientos,

es observación, es misterio.

El gato es ausencia y presencia.


250. Y, MIENTRAS TANTO


Y, mientras tanto, ella descansa en el sofá,

con los gatos,

en una imagen que dibuja uno de mis locus amoenus.

Y solo puedo observarla en su felicidad,

en su relajación

y sentir como su tranquilidad es la mía.


251. NO TODAS LAS ACCIONES ESTÁN AL ALCANCE


No todas las acciones están al alcance, solo unas pocas o ninguna,

solo algunas o ninguna y apenas se numeran,

apenas se definen, es un espejismo, un posible engaño,

es el genio maligno cartesiano que persigue al pensamiento.

No todas las acciones,

ni siquiera las imágenes que se forman a partir del recuerdo o de los sentidos,

es falaz, y no es falaz, hay y no-hay acciones, hay y no-hay pensamientos.

Movimiento.

En cualquier caso pensamiento responde a amor,

pensamiento responde a idea,

idea responde a ideal,

ideal responde a persecución,

es construcción en el aferramiento a la verdad transitiva,

construida a partir de un puñado de vapor,

que se diluye y se construye y se diluye con la circunstancia,

con lo sensorial, con lo aprehensible y no-aprehensible al mismo tiempo.

¿Cómo hablar de acciones y decisiones en un fluir eterno?

¿cómo hablar de pensamiento en el río espacio-tiempo que se desborda?

Todo es y no-es en una maraña existencial,

en una ilusión de pensamiento y acción.


252. TRES SON LOS ESTADOS DE LA CONCIENCIA


Tres son los estados de la conciencia, tres son,

tres son los estados y su orden es ascendente, dice,

el primer estado, el más cercano, carecer de fama.


Tres son los estados de la conciencia, tres son,

tres son los estados y su orden es ascendente, dice,

el segundo estado, el intermedio, carecer de mérito.


Tres son los estados de la conciencia, tres son,

tres son los estados y su orden es ascendente, dice,

el tercer estado, el superior, carecer de yo.


253. PEQUEÑO RETOÑO DE VERANO. NOTICIA DE PATERNIDAD


Es el tesoro de la naturaleza, el misterio,

la magia fruto del amor, lo que origina el brote,

el retoño que toma posición y se aferra a la vida,

y quiere vida, y quiere vivir.


Es la joya de la existencia lo que, entre el murmullo de lo ajetreado,

entre lo sublime del ser, se gesta en silencio,

en paz,

en perfecta armonía natural.


Es el pequeño retoño de verano, el fruto de nuestra esencia,

lo que viene emergiendo para inundar nuestro camino,

el que construimos ilusionados,


de puro amor.


254. LAS PALABRAS NO SIEMPRE SON SUFICIENTE


Las palabras no siempre son suficiente,

esconden, en su profundidad,

la incapacidad.

No pueden responder a la plenitud.

Las palabras, los conceptos,

no pueden explicar la existencia en su totalidad,

solo su parcialidad y no plenamente.

La experiencia, los sentidos,

superan, en la mayoría de los casos,

a las palabras y a sus capacidades.

La existencia, en su totalidad,

no puede ser expresada con palabras,

solo sus aproximaciones.


255. TODO SIGUE SU CURSO


Todo sigue su curso,

siguen deambulando con sus sombras y yo,

a su vez, permanezco en el regazo de la esperanza.

Ellos siguen, en su nocturnidad,

en hedonismo, en su exceso y yo,

me mantengo en el reposo, en la contemplación.

Y siguen, todos siguen,

sigue el jazz, la desmesura,

el desgarro que dejó cicatrices y yo,

agradecido, sigo en la tinta como superviviente a un naufragio.


256. NACISTE UN DÍA DE NIEBLA


Naciste un día de niebla, de agua, de magia,

tras un parto de dieciséis horas.

Iniciamos tu nacimiento a las dos de la madrugada

y naciste por la tarde, a las seis y trece

y las lágrimas de felicidad nos brotaron,

tanto a tu madre como a mí,

por sentirnos los seres más dichosos con tu llegada.

Naciste un día de niebla, de agua, de magia.


257. NO HAY UN AMOR MÁS PURO


No hay un amor más puro

que el que nace hacia un hijo.

Es una sensación desmesurada

mezcla de entrega, protección y sufrimiento,

una disposición completa de mi ser en su ser

y para su ser y con su ser,

una protección con la propia vida,

un sufrimiento por su pureza y bienestar,

que son tesoros tan suyos como míos.

Es el amor más grande que nace en la existencia.


258. LA NIEBLA SE ALZA E INVADE


La niebla se alza e invade, con su humedad,

toda la circunstancia.

Su vapor, su frío, su olor a tierra húmeda,

su madrugar entre montañas y ando,

camino por su imagen con los sentidos,

que se inundan de su presencia,

y solo encuentro paz,

ni un sonido,

inspiro su brisa y solo encuentro paz.


259. LOS OPUESTOS


Lo circular absorbe, lo recto penetra.

Lo recto cede ante lo circular.

Lo duro cede anto lo flexible.

Duro contra duro se parte.

Los opuestos se complementan.


260. CON EL PASO DE LOS AÑOS


Con el paso de los años uno se vuelve más tranquilo,

más contemplativo,

y todo acontece de un modo más distante,

como si fuera una pasaje ajeno

en donde uno puede reflexionar antes de ser partícipe.

Se entiende la temporalidad

y la participación del ser en ella

como mero espectador,

no hay lugar para cambios, solo para la observación,

para el divagar filosófico que no busca solución sino aproximación.

Solo hay lugar para la especulación subjetiva

que se sabe distante,

que no es objetiva y, de este modo,

no se persigue el cambio ni la verdad.

Únicamente se ubica uno en el pensamiento tranquilo,

contemplativo,

que comprende la distancia y lo sublime de una existencia

que se escapa ante los ojos del que la observa.


261. SER-EN-EL-TIEMPO


Ser-en-el-tiempo, en la temporalidad,

en el arrojamiento a la incertidumbre,

en un futuro incierto, en un pasado borroso,

en un presente mutable.

Es un residir en el abstracto, en la no-aprehensión,

en el deambular.

Se está fuera de voluntades,

fuera de deseos y creen poseer algo, creen decidir algo.

Es solo espejismo,

es transcurrir en absoluto sin poder ejercer influencia alguna

y ellos creen tomar acción,

creen ser partícipes de la temporalidad

que se burla en la distancia y sigue su curso,

sin opiniones,

sin precisar nada más que su ser en un acto monádico.

Solo se escapa, con su avance sin fin, en su panta rei,

solo huye y nosotros nos perdemos en sus expiraciones oxidativas,

nos apagamos en su tiempo

y creemos poder intervenir en acto miserable.

Ser-en-el-tiempo, en la temporalidad,

en el arrojamiento a la incertidumbre.


262. ME SIENTO A DESCANSAR JUNTO AL RIACHUELO


Me siento a descansar junto al riachuelo,

a la sombra de los abedules,

cierro los ojos y escucho el sonido del agua,

el suave canto de los pájaros,

el sutil susurro de los juncos danzando con la brisa.


263. EL TIEMPO DEBERÍA QUERERSE LENTO


El tiempo debería quererse lento, reposado,

de segundos ralentizados, disfrutándolos y exprimidos al máximo.

El tiempo debería no quererse rápido, acelerado,

no tendría que contarse el tiempo que queda para que acontezca el siguiente.

El tiempo es único e irrepetible y su fuga se desvanece para siempre.

No debería quererse en un tiempo fugaz.


264. LA VIDA ES UN CÍRCULO ETERNO


La vida es un círculo eterno,

una repetición generación a generación,

un recaer en lo mismo eternamente,

una desesperación por creer que la vida de uno es original,

única y no-repetitiva y, de repente,

te sorprende la muerte y te libera del bucle que es la vida.


265. ES LA PARADOJA DEL EXISTIR Y DE LAS ACCIONES HUMANAS


Es la paradoja del existir y de las acciones humanas,

una lucha propiamente humana en pro del cambio al absurdo,

un intentar resistirse a la fluidez existencial que, en un burlarse constante,

hace y deshace a voluntad, por encima de toda intención humana,

para someter todo lo que existe al curso natural, al equilibrio.

Y el ser humano sigue en su lucha ad eternum porque

¿qué es el hombre sino inconformismo?

¿Qué es la humanidad sin su voluntad por sobrevivir

modificando la circunstancia o, al menos, intentándolo?

Y de vez en cuando la existencia alimenta esa sed humana

dándonos pequeñas hazañas,

que no son hazañas sino planes de la existencia,

pero nos conformamos con la fe, con la creencia de seres divinos,

nos conformamos con la idea de poder cuando, en realidad,

todo está dispuesto y somos una miseria para la existencia.

Pero es la paradoja del existir humano:

luchar eternamente por creer-poder-al-absurdo.


266. SIGO EN EL SORBO DE TÉ


Sigo en el sorbo de té apacible, lento, calmado,

sigo en la dedicación, en la pasión,

sigo en la tinta y el verso, sigo en el reposo, sigo en la prolijidad.

Sigo en la poesía, sigo en la filosofía.


267. SOY PENSADOR


Soy pensador,

siempre lo he sido

incluso antes de conocer la filosofía,

soy pensador,

es un arte,

es un oficio no al alcance de cualquiera,

soy pensador,

mi ser requiere de aprendizaje constante,

de disciplina y de disposición,

soy pensador,

pocos quedamos, pocos somos,

porque pensar, en condiciones,

va más allá de títulos, de academias y de círculos,

pensar va de uno mismo y la existencia,

pensar va de voluntad, pensar va de espíritu.


Soy pensador,

siempre lo he sido.


268. ES BUENO DEVOLVERSE A UNO MISMO LO QUE UNO ES EN SÍ


Es bueno devolverse a uno mismo lo que uno es en sí,

aunque sea de vez en cuando,

despojarse de todo lo que la sociedad te va depositando

y regresar al ser-en-sí,

a la esencia en ejercicio fenomenológico.

Y, así, de vez en cuando, me paro en una placeta,

en una terraza, en un bar tranquilo

y sorbo el cálido té y contemplo su humo y reflexiono,

pienso, observo, me relajo en silencio y escribo

y sorbo el té y contemplo su humo y reposo

y me devuelvo a mí mismo y lo que soy.


269. MUCHOS HAN ESTADO


Muchos han estado, como yo, en la nocturnidad,

mientras todos duermen,

escribiendo versos y pensamientos.

Muchos han tratado de convivir con una mente que,

en ocasiones, se alza en torbellino y priva del descanso.

Muchos han estado en la tinta nocturna,

en la infusión nocturna, en la creación nocturna.


270. LA NIEBLA PROPIA DE ESTOS VALLES HUYE


La niebla propia de estos valles huye, abre paso,

y surgen, en medio del sonido suave de las aguas del Ripoll,

los tímidos pétalos del almendro, siempre tempranillo.

Es el sutil acontecer de la primavera,

y de sus delicadezas,

es un suspiro, un alivio,

ante el entierro del hostil invierno.


271. LOS RECUERDOS LES MANTIENE EN VIDA


Los recuerdos les mantiene en vida,

las imágenes les mantiene la forma,

los inciensos son la ofrenda por el recuerdo,

la muestra de un acto de no-olvido.


272. SILENCIO


Silencio, solo se escucha silencio,

y mi respiración calmada, pausada.

Inspiro y expiro profundamente, lento.

El alma se equilibra y la mente se suspende.


273. CUATRO SON LOS PILARES DE MI ALMA


Cuatro son los pilares de mi alma,

sus seres son mi ser, son amor desmesurado:


Mi madre, la dulzura de mi vida, mi consuelo,

el alivio de mis llantos, mi calidez,

mi bondad.

Te quiero mucho madre mía de mi corazón.


Mi padre, la fortaleza de mi vida, mi protección,

la enseñanza de mi fuerza, mi disciplina,

mi dureza.

Te quiero mucho padre mío de mi corazón.


Mi mujer, la compañera de mi vida, mi semejanza,

el amparo para la existencia, mi amor,

mi bienestar.

Te quiero mucho mujer mía de mi corazón.


Mi hijo, sangre de mi sangre, mi joya,

la felicidad para la existencia, mi otro amor,

mi legado.

Te quiero mucho hijo mío de mi corazón.


274. HACE FALTA PRESENCIAR LA MUERTE. EN RELACIÓN AL COVID19


Hace falta presenciar la muerte para comprender,

para recordar que somos puramente insignificantes,

que somos frágiles. Hace falta vivir una pandemia,

observar como algo invisible nos enclaustra,

nos aisla en cuarentena, viéndonos huir de su letal presencia,

para comprender que somos delicados,

para comprender que todo es relativo (y sus símbolos también).

Hace falta ver colaparsarse un planeta entero, ver la desesperación,

ver el sufrimiento, para comprender que la naturaleza manda,

que somos solo un pequeño rebaño en el cosmos,

que somos miseria creyendo ser libres y creyendo tener algún control.

Somos solo una minúscula parte de un todo, somos accidente

y como tal somos pero podemos dejar de ser,

somos contingencia.

De nada sirven los constructos sociales, el dinero, la fama, el poder

cuando la muerte asoma tras la esquina sedienta, altiva.

De nada sirve lo humano cuando el universo toma parte de la acción.


275. DÍA VIGÉSIMO NOVENO DE CUARENTENA


Día vigésimo noveno de cuarentena, las calles respiran,

hay soledad, silencio, paz por todos los rincones,

por todos los espacios que antes eran griterío.

Las palomas, los loros, los gatos y las ratas sienten el alivio,

tan propio, del que se aleja del ser humano.

No hay ruido, no hay contaminación, no hay gente,

las calles están desprovistas y los árboles reverdecen,

los espacios se ensanchan, los cielos rebrotan, las nubes se esparcen.


276. EN EL RITMO COTIDIANO


En el ritmo cotidiano, acelerado, despreocupado,

perdemos el horizonte de demasiados asuntos

y , de golpe, nos sacude una pandemia,

un azote que nos recuerda los pensamientos ocultados.


277. LLUVIA


El cielo engrisece y se vuelve uniforme,

no hay diferencia.

Descienden las frías gotas de lluvia,

los árboles vibran e inundan con su melodía

de fricción de rama y hoja y viento.

Se desprende el olor a tierra y vegetación

y las montañas se desdibujan entre niebla y nube.


278. TE MIRO Y NO DECAE SINO QUE ASCIENDE


Te miro y no decae sino que asciende, ascendemos.

Ascendemos cada día que pasa, porque eres comparable al aire,

y como aire sin ti no puedo vivir, sin ti me muero.

Te contemplo y el tiempo se acelera, como mis palpitaciones,

porque eres torrente de amor directo a mi corazón,

que se pararía, si cesara tu corriente hacia mí.

Te observo y accedo a mi futura vejez, envejecemos.

Envejecemos juntos porque nuestro amor es pleno,

y como pleno no existe una vida si no es contigo, mi amor.


279. NECESIDADES NATURALES SE CONFUNDEN CON LOS DESEOS DESMESURADOS


Necesidades naturales se confunden con los deseos desmesurados,

No hay que confundir las unas con los otros.

Necesidades naturales son pocas, escasas:

El comer, el beber, la salud y pocas más.

Todo lo demás pertenece al deseo, a la "voluntad de".

No hay que confundir "voluntad de" con "necesidad por".

He ahí el problema de esta sociedad,

ésta nos transforma el deseo sano, la "voluntad de",

por necesidades trágicas, por deseos desmesurados,

nos envuelve, esta sociedad, en la idea de necesitar cosas vacías,

la idea de necesidad escandalosa por cosas prescindibles.


280. A ALTAS HORAS NOCTURNAS


A altas horas nocturnas, bajo una luz débil,

me hallo envuelto entre libros y escritos,

leyendo, componiendo poesías, pensando.

Relajado disfruto con la suave brisa,

que se cuela por la ventana,

de perfumes de jazmines de verano.


281. MI PEQUEÑO RETOÑO DUERME


Mi pequeño retoño duerme

y yo coloco mi palma, suave, en su espalda.

Sabe, sin despertarse, que estoy aquí.


282. AL FINAL TODO PENSAMIENTO CAE


Al final todo pensamiento cae,

al final somos de carne y hueso y perecemos.

Pasan los años y saltamos de una idea a otra,

danzamos entre pensamientos,

y al final solo somos de carne y hueso.


283. ELLA SIEMPRE ES ALEGRE


Ella siempre es alegre,

cada día tiene una sonrisa que ofrecer.

Ella es el oxígeno de mi vida,

el soplo de aire fresco tan necesario para mi alma.


284. NO HAY MÁS QUE PENSAMIENTO ESTÉTICO


No hay más que pensamiento estético.

Es el padre de todos los pensamientos,

el origen y el fin de toda idea o reflexión.

No hay ni bien ni mal, únicamente bonito o feo.

En resumen, es una persecución hedonista

con un horizonte constante en el otro como juez.


285. CONTEMPLO SU CARA Y NO PUEDO QUERERLA MÁS


Contemplo su cara y no puedo quererla más,

su imagen es estallido en mi ser, es amor.

Ella es tan profundamente parte de mí,

ella es tan mi respirar, mi todo,

que si ella deseara huir de mi alma,

solamente sería yo un naufragio sin supervivientes.


286. TODAS LAS IDEAS SE DISIPAN DENTRO DE LA SOCIEDAD


Todas las ideas se disipan dentro de la sociedad

con su manipulación y su predisposición a lo económico.

Quietud,

inhalar despacio y reconocerse

es tan necesario como el aire que respiramos.

Para mantenerse en lo que uno es en sí,

hay que parar y recuperarse y parar

en una lucha circular, arrebatamiento-recuperación, eterna.

La sociedad nos arranca lo que somos para convertirnos en lo que conviene.


287. TÚ NO SABES LO QUE HAS CONSTRUIDO EN MÍ


Tú no sabes lo que has construido en mí,

no sabes que yo era fría noche y dolor y soledad,

tú no sabes que el odio me subía por todas las extremidades.

Tú no sabes lo que has construido en mí,

yo era ennegrecimiento, era rechazo, era anarquía.

Era una sacudida, era arrinconamiento herido.

Tú no sabes lo que has construido en mí.


288. HAY CONTAMINACIÓN Y VIOLENCIA


Hay contaminación y violencia,

hay crueldad y egoísmo,

pero también estás tú y nuestro pequeño retoño.


289. QUISERA SER COMO TÚ ERES


Quisiera ser como tú eres,

alegría y positivismo ante cualquier situación,

pero soy más débil que tú.

Quisiera ser como tú eres,

paciencia y templanza ante cualquier situación,

pero soy más débil que tú.

Quisiera ser como tú eres,

fortaleza y valor ante cualquier situación,

pero soy más débil que tú.


290. A MANUEL MERINO DELGADO


Tantas ideas y tantos pensamientos

entregados al amor, al arte y a Dios.

Tantos sentimientos listos para ser proyectados.


291. EN ESTOS MOMENTOS DE MI VIDA


En estos momentos de mi vida,

en estos tiempos que estoy viviendo contigo,

todo lo que me rodea es energía positiva.


292. CON EL AVANZAR DE LA VIDA


Con el avanzar de la vida

más debo domar mi mal genio,

mis idas y venidas, mi aspereza.

Avanza todo ello en mí a un paso espeluznante

pero lo tengo sometido,

apuntalado como edificio tembloroso

y con los años se restablecerá mi original templanza.

No lo hago por mí, que la vida me nutrió de odio,

lo hago por ellos, mi familia,

por ellos trato de mantener mi encono desterrado.


293. HA HECHO FALTA MEDIA VIDA


Ha hecho falta media vida

para descubrir mi errático cuerpo

pidiendo ayuda tácito.


294. ELLA DICE


Ella dice que es impaciente

y se equivoca,

ella dice que es nerviosa

y se equivoca,

ella dice que no es cariñosa

y se equivoca.

Ella es todo amor hacia mí.